¿Microcemento en el baño? ¡Sí!

En los últimos años el microcemento se ha convertido en uno de los materiales favoritos a la hora de revestir suelos y paredes de casas, comercios y espacios públicos. Es un material muy versátil y que da muchísimo juego, ya que su uso también se ha extendido a la fabricación de muebles de baño o cocinas.

Al ser un material 100% impermeable y fácil de limpiar resulta ideal para espacios húmedos como el baño. Pueden revestirse suelos y paredes y también tienes la opción de elegir entre una amplia gama de colores.

Otra de las ventajas del microcemento, es que puede aplicarse sobre los azulejos ya existentes o sobre paredes sin ningún tratamiento previo. Es una alternativa perfecta para hacerle a tu cuarto de baño un cambio de look radical, sin pasar por el quirófano… ¡perdón! Por el engorro de una reforma.

Si quieres conocer más detalles acerca de este material, en el artículo ‘Todo, todo, todo… sobre el microcemento’ encontrarás toda la información.

Pero ahora vamos a ceñirnos en su uso en los cuartos de baño, los presupuestos que nos han dado algunas de las compañías líder en el sector, así como los tipos de microcemento y recomendaciones de uso.

Tipos de material

Topcret maneja dos tipos de calidades, fueron ellos los que patentaron la marca Microcemento, aunque tras 17 años se haya convertido en un genérico.

Microcemento®

Este es un material muy noble y versátil, que se emplea en suelos y paredes. Debido a su gran adherencia, puede ser utilizado en múltiples superficies, lo que permite ahorrar en tiempo y costos, puesto que no siempre es necesario quitar el revestimiento anterior. ¿Su problema? Es delicado y puede rayarse.

Baxab®

Este es un microcemento de alta tecnología, que crearon hace cuatro años. Además de tener las mismas propiedades del anterior, este no se raya, no mancha, no marca y no se quema, lo que lo hace perfecto para revestir un baño o fabricar un mueble a medida.

Algunos consejos

Según la superficie sobre la que vayas a aplicarlo, Sara Tola de Topciment nos aconseja:

Microfino para paredes

Está pensado únicamente para superficies verticales y no transitables. Es menos resistente y duro que el resto de los microcementos y su acabado es muy agradable, suave al tacto gracias a su textura de grano fino. Genera un efecto de marcas de agua muy característica.

Microdeck para suelos

Es perfecto para cubrir el suelo de un cuarto de baño, ya que es muy resistente a los golpes y ralladuras. Permite crear espacios diáfanos sin juntas y es muy fácil de limpiar y mantener.

Microdeck para muebles

Debido a su resistencia, desde Topciment nos lo recomiendan para platos de ducha, lavabos y encimeras.

Su textura es de grano medio, por lo que el efecto de aguas en el acabado es menor.

Sara apunta: “Es fácil de combinar con otros materiales. Te recomendamos parquets de madera natural o baldosas hidráulicas ¡Verás que espacio tan personal y moderno obtienes!”

Entre las ventajas de este tipo de material destacan:

  • Más rápido y fácil de aplicar.
  • No necesita maquinaria ni herramientas pesadas en su instalación.
  • Menos obra. Menos coste. Menos tiempo.
  • Más ligero, por lo que no hay cargas estructurales.
  • Uso adecuado para cualquier estancia, no solo plantas bajas.
  • No necesita juntas.

00394291 O

Presupuestos

Hemos consultado con 4 empresas y, aunque todas ellas insisten en que es arriesgado dar un presupuesto sin conocer los pormenores del trabajo, sí que hemos obtenido unos precios aproximados.

Javier Urrutia de Easyfloor nos comenta que los precios varían bastante en función de la localidad y del proceso de aplicación y los diferentes tiempos de secado, así como los metro obra que suponga.

“Pero haciendo un aproximado, en un baño pequeño, de unos 5 m2, el metro cuadrado puede estar tranquilamente a 100€, mientras que si haces un salón, paredes incluidas, de 80 m2, te puedes ir a 50€. Con lo cual, el tamaño de la obra es muy importante. Esto es porque en un baño el aplicador tiene que esperar a que seque cada una de las capas. En una obra de 80 m2, mientras está aplicando los últimos 20 m2 de la primera mano de microcemento base, ya se le han secado los primeros 20, y no tiene tiempos de espera.”

Lola Blanco, de Topcret, también coincide en que los precios oscilan dependiendo de las superficies sobre las que se apliquen. Como referencia, una obra de 100 m2 en suelos y paredes, el precio del microcemento es de 55€/m2 instalado y en el caso del Baxab® de 69 €/m2 instalado.

Desde Topciment, Sara Tola nos dice que solo un aplicador profesional de microcemento conoce con exactitud sus precios por m2, ya que toma en cuenta variables como su desplazamiento, el material, el valor de su trabajo, la dificultad de la obra, etc.

“Para obtener un resultado de calidad y con garantías a largo plazo, son necesarias tres condiciones: la correcta preparación del soporte, la elección de un buen producto y la elección de un profesional cualificado y experimentado.
Si el soporte se encuentra en mal estado o las condiciones no son las apropiadas, hay que trabajar en el acondicionamiento del lugar y esto, aumentará los precios del material y mano de obra.”

Pero haciendo un aproximado, Sara calcula que una aplicación completa, con productos y mano de obra, serían unos 65€/m2.

En Futurcret nos hacen una tabla orientativa en lo que a suelos y paredes se refiere:

“Para paredes y suelos tenemos una obra mínima de 25m2 a 1.600€ más IVA. A partir de ahí, el precio va por m2.

Por ejemplo, una obra de 30m2 puede estar costando alrededor de los 60€, mientras que una de 50 m2 baja a 55€ y de100m2 alrededor de los 50€.”

Para otro tipos de trabajos, tales como los muebles, el precio va sobre presupuesto.

La versatilidad el material es muy amplia, tu imaginación, seguro que también. Ahora que tienes una idea de sus calidades y precio, solo te queda darle forma al cuarto de baño que siempre has soñado. Mira, inspírate aquí.

Bookmark(0)

Deja un comentario